Cargando...
Parroquia Nuestras Señora del Rosario Lambaré

Lectura del Dia

Primera lectura

Lectura del libro de Isaías (35,1-10):

EL desierto y el yermo se regocijarán,
se alegrará la estepa y florecerá,
germinará y florecerá como flor de narciso,
festejará con gozo y cantos de júbilo.
Le ha sido dada la gloria del Líbano,
el esplendor del Carmelo y del Sarón.
Contemplarán la gloria del Señor,
la majestad de nuestro Dios.
Fortaleced las manos débiles,
afianzad las rodillas vacilantes;
decid a los inquietos:
«Sed fuertes, no temáis.
¡He aquí vuestro Dios! Llega el desquite,
la retribución de Dios.
Viene en persona y os salvará.»
Entonces se despegarán los ojos de los ciegos,
los oídos de los sordos se abrirán;
entonces saltará el cojo como un ciervo,
y cantará la lengua del mudo,
porque han brotado aguas en el desierto
y corrientes en la estepa.
El páramo se convertirá en estanque,
el suelo sediento en manantial.
En el lugar donde se echan los chacales
habrá hierbas, cañas y juncos.
Habrá un camino recto.
Lo llamarán «Vía sacra».
Los impuros no pasarán por él.
Él mismo abre el camino
para que no se extravíen los inexpertos.
No hay por allí leones,
ni se acercarán las bestias feroces.
Los liberados caminan por ella
y por ella retornan los rescatados del Señor.
Llegarán a Sión con cantos de júbilo:
alegría sin límite en sus rostros.
Los dominan el gozo y la alegría.
Quedan atrás la pena y la aflicción.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 84,9ab-10.11-12.13-14

R/.
He aquí nuestro Dios; viene en persona y nos salvará.

V/. Voy a escuchar lo que dice el Señor:
«Dios anuncia la paz
a su pueblo y a sus amigos».
La salvación está cerca de los que lo temen,
y la gloria habitará en nuestra tierra. R/.

V/. La misericordia y la fidelidad se encuentran,
la justicia y la paz se besan;
la fidelidad brota de la tierra,
y la justicia mira desde el cielo. R/.

V/. El Señor nos dará la lluvia,
y nuestra tierra dará su fruto.
La justicia marchará ante él,
Y sus pasos señalarán el camino. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Lucas (5,17-26):

UN día, estaba Jesús enseñando, y estaban sentados unos fariseos y maestros de la ley, venidos de todas las aldeas de Galilea, Judea y Jerusalén. Y el poder del Señor estaba con él para realizar curaciones.
En esto, llegaron unos hombres que traían en una camilla a un hombre paralítico y trataban de introducirlo y colocarlo delante de él. No encontrando por donde introducirlo a causa del gentío, subieron a la azotea, lo descolgaron con la camilla a través de las tejas, y lo pusieron en medio, delante de Jesús. Él, viendo la fe de ellos, dijo:
«Hombre, tus pecados están perdonados».
Entonces se pusieron a pensar los escribas y los fariseos:
«¿Quién es éste que dice blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios?».
Pero Jesús, conociendo sus pensamientos, respondió y les dijo:
«¿Qué estáis pensando en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil, decir: “Tus pecados te son perdonados”, o decir: “Levántate y echa a andar”? Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene poder en la tierra para perdonar pecados —dijo al paralítico—: “A ti te lo digo, ponte en pie, toma tu camilla y vete a tu casa”».
Y, al punto, levantándose a la vista de ellos, tomó la camilla donde había estado tendido y se marchó a su casa dando gloria a Dios
El asombro se apoderó de todos y daban gloria a Dios. Y, llenos de temor, decían:
«Hoy hemos visto maravillas».

Palabra del Señor

Querido amigo/a:

En medio de los quehaceres cotidianos, van pasando los días del Adviento. Y aunque sea por un breve espacio de tiempo, en tu encuentro diario con la Palabra de Dios, el Señor quiere recordarte la clave que en este tiempo debemos actualizar en nuestras vidas: la esperanza. Recuerda que para Dios nada hay imposible. Nada de lo que haya pasado en tu historia personal, por muy dramático que haya sido, tiene el dominio sobre tu corazón; nada, si tú no quieres, puede endurecerte o entristecerte hasta el extremo.

Ya ha pasado una semana y no sé si has podido tener algún tiempo de calidad para reflexionar y orar con esta breve pero intensa preparación para el Nacimiento de nuestro Señor, es decir, para dejar que nazca un poco más en ti. Si pasó esta primera semana sin pena ni gloria, hoy comenzamos una segunda, una nueva oportunidad para sincronizar nuestro reloj con el tiempo de la Esperanza que se nos propone vivir a todos los cristianos.

Es la esperanza de la que profeta Isaías nos invita a vivir durante esta semana con la meditación de los capítulos 35, 40 y 48 en las primeras lecturas. En concreto, el capítulo 35 que la liturgia nos propone hoy es una riada de buenos augurios, buenas noticias para el pueblo que espera y mantiene su fe en el Señor. Todo florece bellamente de gozo y alegría, porque todo está llamado a restaurarse; por ello el versículo 4 nos recuerda: “Sed fuertes, no temáis. Mirad a vuestro Dios, que trae el desquite; viene en persona, resarcirá y os salvará. Es una lectura muy bonita para hacer una buena meditación con esta pregunta: Señor, ¿cuáles son las debilidades que me vencen, que no me dejan alzar la mirada para verte y ver mi realidad más allá, con esperanza? Porque necesitamos parar de vez en cuando, subir a la colina y mirar nuestro caminar con perspectiva; con realismo, pero con esperanza, pues un camino en el que el Señor me acompaña, y yo me dejo acompañar por Él, nunca puede terminar mal. Mira como termina Isaías: “Llegarán a Sión con cantos de júbilo: alegría sin límite en sus rostros. Los dominan el gozo y la alegría. Quedan atrás la pena y la aflicción”.

Esto es lo que nos recuerda la secuencia del Evangelio de hoy. El poder que Jesús tiene  le impulsa a curar. Para eso lo usa; Jesús es el sanador por excelencia. Todo aquel que confía en Él y se pone enfrente es curado. Jesús hace realidad las profecías de Isaías. Tú y yo también estamos llamados en este tiempo a ponernos delante del Señor para ser curados de nuestras parálisis. Confía en Él. Jesús sabe dónde están nuestras heridas y sabe curarlas. Déjate perdonar en la oración, déjate mirar por el médico de Nazaret. Ora metiéndote en la escena; no eres un espectador, tú eres ese paralítico que necesita ser curado. Deja que te toque.

LOS COJOS SALTARÁN
(Is 35,1-10;Lc 5,17-26)

Introducción

En tiempo del exilio, en lo que se llama “el pequeño Apocalipsis” (Is 34 y 35),  un discípulo de Isaías describe el regreso de los judíos a Jerusalén y a la Tierra Santa como un retorno del Paraíso: no habrá pecado, ni sufrimiento, incluso ni fatiga, con todas las enfermedades curadas y con la creación participando en la liberación del pueblo, porque Dios habita en medio de su pueblo.

Estas expresiones entusiastas comienzan con mayor plenitud a hacerse realidad cuando Jesús viene, y perdona los pecados y cura las enfermedades, consecuencias y manifestaciones del pecado. Cuando aparece Jesús entre nosotros, viene para traer vida a los pobres. Sí, los cojos saltan de alegría, porque Dios ha tenido compasión de ellos por medio de Jesús.

Oración Colecta
  Señor Dios nuestro:
Tú vienes a vivir en medio de tu pueblo;
A los pobres y paralizados
les traes tu perdón y tu tierna compasión
por medio de Jesucristo tu Hijo.
Oh Dios, danos la gracia de creer profundamente
que tú quieres liberarnos de nuestro desaliento e impotencia.
Danos una fe sincera y una confiada esperanza
en tu amor compasivo y sanador,
Por medio de Jesucristo, nuestro Señor.
 


Intenciones
    Roguemos por todos los que están desanimados y se sientes solos, para que nosotros podamos ayudarles a superar sus miedos y restaurar su confianza y esperanza. Y decimos: R/ Señor, escucha nuestra oración.

  • Por los físicamente discapacitados, para que todos sepamos respetarlos como personas perfectamente humanas, roguemos al Señor.
    R/ Señor, escucha nuestra oración.
  • Por nuestras comunidades cristianas, para que todos nosotros, sus miembros, nos sintamos llenos de la esperanza de que en Cristo podemos construir una Iglesia más evangélica y un mundo mejor, roguemos al Señor.
    R/ Señor, escucha nuestra oración.
  • Para que todos nosotros seamos personas llenas de alegría y de esperanza cristiana, roguemos al Señor:
    R/ Señor, escucha nuestra oración.

Oración sobre las Ofrendas
 

Señor, Dios de esperanza:
En estos signos de pan y vino
celebramos la muerte y resurrección
de tu Hijo Jesucristo.
Ayúdanos a poner en él toda nuestra esperanza
y a confiar en que él nos alzará de nuestro desaliento,
de nuestros miedos
y de nuestra resignación apática y pasiva
a los males del mundo.
Que él nos cure de nuestros pecados
y nos haga personas que saltemos de optimismo y  alegría
a causa de Jesucristo nuestro Señor.
 


Oración después de la Comunión
 

Oh Dios nuestro, vivo y salvador:
Te damos gracias por tu Hijo Jesucristo.
Y te pedimos que él esté tan  vivo entre nosotros
que, con alegría y entusiasmo,
continuemos su obra de curación
en favor de los pobres y de los que sufren,
Mientras recordamos con gratitud
cómo nos ha levantado él
por encima de nuestras limitaciones y miserias.
Así mismo te pedimos que, además de sanados,
seamos también sanadores de nuestros hermanos,
pues somos seguidores de Jesucristo nuestro Señor.
 


Bendición
 

Hermanos: También a nosotros Jesús nos ha dicho repetidamente: “Tus pecados te son perdonados. Levántate.” Que esta experiencia nos llene de inmensa gratitud, y nos ayude a decirnos unos a otros palabras de ánimo y reconciliación.
Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.

Dpto. Catequesis

Catequesis Parroquial

Visite la Web de la Catequesis Parroquial

Leer más

Catequesis 2017

NotiParroquial

Noticias

Diezmo

El diezmo es una devolución, una contribución, un acto de amor y un gesto de entrega. Nosotros no pagamos el diezmo, nosotros devolvemos el diezmo, ya que “todo” lo que somos y tenemos pertenece a Dios.

Leer más

Abriguemos al hermano

Abriguemos al hermano en este frio, si tiene algo para donar de buen corazón los esperamos en la Secretaría Parroquial o contacte al nro 905 - 878

Leer más

Visita al Enfermo

Contacte con nosotros si quiere que se le lleve el Pan de Vida a los enfermos. Teléfono: 905 - 878

Leer más

Confesiones

Para confesiones contacte con la Secretaría Parroquial,

Santo Rosario

El grupo Cristo Jóven estará visitando su casa para hacer el Rosario en Familia.

Cantidad Visitas

0838225
Hoy
Ayer
Esta Semana
Semana Pasada
Este Mes
Mes Pasado
Todos
328
633
1237
4493
2676
24368
838225

El pronóstico para hoy
456

23.14%
5.53%
3.70%
0.49%
0.23%
66.91%
Online (15 minutos):19
19 visitantes
0 miembro

Su IP:54.211.82.105

Online

GN Streaming Media Player

Capillas y Comunidades

Informaciónes de las Capillas y Comunidades

Leer más...

En linia

Tenemos 19 visitantes y ningun miembro en Línea

Santa Misa

Intenciones para la Santa Misa Online

Horario - Santa Misa

Lunes a Viernes 19:00 hs

Sábado 19:00 hs

Domingo 09:00 / 19:00 hs

Catequesis en Familia

Todas las fotos de la Parroquia lo encontrará en el Facebook Catequesis en Familia

Sea amigo de Catequesis en Familia

Dpto. Catequesis

El Dpto de Catequesis tuvo a su cargo la Formación de Catequistas en el 2015.

Luego de la Evaluación presentada a nuestro Asesor Toribio Duarte.. Seguiran con la conformación todo el año 2016.

Nuestra Parroquia

Google Plus

Redes Sociales

 

 

Informaciones

Info 1:23 de Noviembre 1ra. Comunión 09:00 hs
Info 2:9 de Noviembre Gran Concierto
Info 3:11 - 12 - 13 Noviembre Retiro Confirmandos
Info 4:Gracias por visitarnos

Fotos subidas con el móvil

Misa de Sanación

2do Miercoles de cada Mes

17:00 hs Santo Rosario

17:30 Adoración al Santísimo

18:30 Oraciones

19:00 Santa Misa

20:00 Imposición de Manos

Adoración al Santísimo

  Todos los Jueves

Adoración y Santa Misa

18:00 Adoración al Santísimo

19:00 Santa Misa

 

 

  Todos los Viernes

Misa de la Divina Misericordia

19:00 Santa Misa

20:00 Imposición de Manos

 

Volver
..

@Parroquia Ntra. Sra. del Rosario Lambare / Virgen del Rosario y Paí Gamarra. Teléfono: (021) 905 - 878